viernes, 7 de agosto de 2009

Doble o nada







La foto del señor de la izquierda aparece hoy por todas partes. Se trata de John Hughes, director de cine y padre de la llamada "comedia de adolescentes". Dirigió "El club de los Cinco" y "La chica de rosa" antes de quedar exhausto con la serie de "Solo en casa". El caso es que murió ayer cuando caminaba por Nueva York. Ataque al corazón. Su foto me recordaba a alguien...a alguien...¡claro¡, al señor de la derecha: Stieg Larsson, autor de la afamada serie "Millenium" ("Los hombres que no amaban a las mujeres" y las otras). Tambien murió de un paro cardiaco. Como en verano las horas pasan lentas y hay tiempo para muchas bobadas, me voy a google con la certeza de que voy a dar con un filón de coincidencias entre los dos y...¡eureka¡...¡no hay ninguna más¡, je,je...Sencillamente se parecían (o eso creo, que sobre estas cosas ya se discute, ya...).
Esto de los dobles tiene su aquél. Dice la leyenda que todos tenemos uno, clavadito clavadito, como un espejo, pero las posibilidades de tropezarnos con él son más que remotas. A los dobles han tenido afición los dictadores (todos ello verdaderos paranoicos de la seguridad personal). Stalin, Franco, Hitler y Sadam Hussein tuvieron los suyos. Sus dobles no tuvieron una vida fácil.
El caso es que en Afganistán a un humilde artesano le hundieron la vida por parecerse al mullah Omar, líder de los talibanes. El hombre se lo contaba con toda la humildad del mundo a un reportero excepcional, Diego Buñuel, nieto del director de cine Luis Buñuel y autor de una magnífica serie de reportajes titulados "No le digas a mi madre...". El afgano contaba algo así como: "un día vino un periodista americano a mi casa y, despues de hacerme algunas preguntas me pidió que me pusiera el turbante negro y a mí no me importó y así me sacó unas fotografías...que luego fueron distribuidas como las del mullah Omar...¿ves?,¿ves?" (y aquí el hombre enseña pasquines de búsqueda y captura y portadas de diferentes periódicos donde aparece su foto como la del hombre más peligroso de Afganistán). El caso es que un misil americano no tardó en acariciar su morada, con el resultado de un hijo gravemente herido en las piernas. La familia tuvo que huir y el hombre se alejó de ella para permanecer ¡tres años¡ sin salir de un oscuro agujero (su cabeza tenía un precio). Lo cuenta todo con una resignación pasmosa.Solo despues de enseñarnos las heridas del hijo se le crispan un poco los nervios para decir..."lo único que pido es que ese hombre (por el fotógrafo) no vuelva por aquí, pues he jurado a Alá que si le vuelvo a ver le pego un tiro".
Hay gente que ha muerto por una equivocación, por parecerse a quien no debía. Y hay gente que se gana la vida por parecerse a Elton John. Es lo que hay.
Lo que demuestra que tienes que elegir muy bien a quien quieres parecerte.

2 comentarios:

Roberto Moso dijo...

Pues sí, los dos tienen cara de: "He metido tantas horas en escribir historias que A: He perdido vista B: Estoy hasta los putos huevos (por eso me sujeto la cara de fastidio con la mano) C: A ver si me pega un infarto pronto, coño...

El Conde de MonteCristo dijo...

No sé si sabéis que el Hughes este solía firmar con el seudónimo de Edmond Dantés. Me acuerdo sobre todo de ver esas comedias insulsas por la tele como La chica de rosa y el Club de los cinco. En esta última en la banda sonora estaba el clásico Don't you forget about me de Simple Minds, que curiosamente no la escrbieron ellos.