martes, 7 de octubre de 2008

En la mente de Pablo Ibar


Pablo Ibar tiene 36 años. Pablo Ibar es sobrino del célebre Urtain. Lleva 14 en la cárcel, en EEUU, diez de ellos en el corredor de la muerte. Está acusado de cometer – junto a otro condenado- un triple crimen, el de Casimir Sucharsk, dueño de un club de alterne en Miami, y de las modelos Marie Rogers y Sharon Anderson. Una cámara de video lo grabó todo. Cuando uno ve en esas imágenes el modo frío y repugnante con que dos encapuchados liquidan una por una a las tres víctimas, el estómago se encoge, el vómito ataca y el asco lo invade todo. Un crimen , cristalinamente cruel, cruel, cruel, de eso hablamos.
Pablo Ibar, tras tres juicios en contra, sigue proclamando su inocencia. Su familia le cree de buena fé y a pies juntillas. Las instituciones vascas destinan dinero público para costear uno de los bufetes de abogados más caros de EEUU que lleve adelante una nueva apelación. Poco a poco, lo que había comenzado como un “Saquemos a Pablo del corredor de la muerte” se con
vierte en un “Salvemos a un inocente”…Lo que es yo, confieso que me he perdido en el camino. La prensa escrita titula “El calvario de Pablo Ibar” (y pasa a describirnos, de forma a menudo empalagosa, a un chaval que ha perdido su juventud por un error judicial), un documental que sobre el tema programa ETB a bombo y platillo se me antoja parcial y sesgado hasta el sonrojo, tanto que me inclina hacia donde precisamente no pretende hacerlo.
Bien. Acompañadme. Busquemos la solución. Vamos a salir de dudas. Estamos cruzando el Atlántico…Aquello ya es Florida, y ahí abajo está la cárcel de Starke; esa galería de celdas de tres metros de largo por dos de ancho es el corredor de la muerte y ahí está Pablo…vamos a entrar en su mente…ya estamos dentro y tengo miedo…Tengo miedo porque aquí, en algún sitio está la verdad…o cometió el crimen del que se le acusa o no , no hay más opciones…si es inocente será imperdonable que no hayamos hecho más y más pronto; y si es culpable, voy a tener que ver cómo este tío se está partiendo el culo a nuestra costa.

4 comentarios:

ROBERTO MOSO dijo...

En ningún caso merece la pena de muerte. Lo que no comparto es eso de "salvémoslo, es un vasco en peligro y casi seguro que es inocente"... el Gobierno -mi Gobierno- debería tener una actitud política ante la pena de muerte y no ante una condena concreta.

Bruno Pekín dijo...

Yes. ¡De eso se trata¡

Anita dijo...

Mañana es el juicio de paelación que se esperaba. Su anterior abogado, RECONOCIO, no haber llevado ni los papeles al día ni haber hecho bien las cosas, el video donde sale la imagen, dicho por expertos en imagen, NO delata claramente que haya sido él, está borroso y no bien definido, en definiiva, también es demostrado la cantidad de gente inocete¡¡¡ que es ejecutada en el corredor, y casualemnte siempre gente sin muchos recursos. La verdad,. sólo la tiene uno mismo en la cabeza de lo que hace y de lo que NO hace, pero en ningún caso, la pena de muerte justifica un final justo... condenar a muerte, qué curioso, hacerle lo mismo que se supone por lo que se le acusa... Matar.

gourmandine dijo...

La discusion aqui no deberia centrarse en la pena de muerte. El caso es que, en el estado de la Florida(que no en todos los estados de EEUU) existe la pena de muerte. Esto significa que a una persona que comete un crimen en la Florida, punible con esta pena, se le podra imponer la pena de muerte.
Entonces, si Pablo Ibar cometio los hechos de los que se le acusan, se le podra imponer la pena de muerte. Sera la labor de sus abogados demostrar que no cometio los hechos y que el fallo del juez de primera instancia se debe revocar. Para eso esta el proceso de apelacion.
Da igual que sea Espanol, Chino, o americano. Todos tienen derecho a un juicio justo con jurado popular, y todos tienen la obligacion de respetar las leyes.
Pablo Ibar, como todos, es inocente hasta que se demuestre lo contrario. Sin embargo, si es culpable, es igual de culpabl que cualquier otro preso de la Florida.

ESO es justicia.