jueves, 3 de diciembre de 2009

Don Celes


Han soplado aires de cambio en el diario El Correo, pero al gran Don Celes no se le ha movido un pelo del bigote. Ahí sigue, como siempre, en la última página de El Correo, como si nada. El bilbaino Olmo (que ahora cuenta 84 años) lo parió en 1945 (Hiroshima, Nagasaki, caída de Berlín) para las páginas de La Gaceta del Norte y en 1969 ( Woodstock, el hombre pisa la luna, el Athletic gana la Copa) el bigotudo personaje de nombre completo Celes Carovius, casado con Petronila Pilonga, fichó por El Correo Español El Pueblo Vasco, ahora conocido como el Correo a secas. Y así hasta hoy (en que google reinterpreta el mundo y arde el islam) , Don Celes ha atravesado un puñado de décadas por las que ha pasado sin mancharse lo más mínimo con la realidad social y política (y mira que han llovido chuzos de punta, tú), fiel a un ¿humor? básico y altamirense, pueril y viejuno a un mismo tiempo, tan profunda y decididamente tonto que asombra. En mi opinión, tiene la misma gracia que una angina de pecho. ¡Pero ahí está¡ Y me alegra que siga. Porque forma parte de mi vida. Y creo de justicia que junto al Puppi, y del mismo tamaño (o mejor, proporcional, como si fuera su perro), Bilbao le erija una estatua como dios manda. Y cuanto antes, que aquí no vamos a estar siempre....

2 comentarios:

Roberto Moso dijo...

Decididamente tonto. Eso es así de certero. Pero desde que soy padre he entendido su sentido: Don Celes es la única parte del periódico que entienden los niños desde muy niños. Y cuando no lo entienden, piden sopitas y entonces un progenitor complaceiente, les v explicando: Mira, esta señora está llamando por teléfono desde una cabina...
-¿Que es una cabina aita?...
(y así sucesivamente)
De forma sutil y progresiva el niño seguirá acercando al periódico como algo amigo y simpático. Claro que la crisis (terrible su azote en la prensa escrita) ha traido otro tipo de preguntas:
-Aita ¿Que significa "Tania, guarrilla, griego "sin"?

CAMIO dijo...

Como bien dices, nosotros hemos crecido y Don Celes siempre ha permanecido igua.
¿quien recuerda el frigorifico Kelvinator?, nuestra generacion, pero al dibujo de Olmo lo conocen todas las generaciones
Un saludo